Colección Caminos Experimentales

El experimental, cual viaje sin brújula, nos invita a adentrarnos en senderos donde la tierra firme se troca por un vaivén donde lo que convencionalmente conocemos como cine se expande de manera tal que las fronteras de esta disciplina artística y las del propio espectador se cuestionan, amplían, desplazan, en un movimiento en pos de nuevas experiencias emotivas, intelectuales y sensoriales.
La transfiguración, en el sentido religioso, no alude al cambio sino más bien a la relevación de lo que verdaderamente se es, y si algo ahora se ve distinto es más bien porque en realidad antes lo veíamos de una manera en que su esencia y potencial no estaba expresado. El experimental nos remite a las posibilidades del cine antes de lo narrativo, antes de que contar historias se volviese la norma.
Ese transfigurar está presente en las cuatros obras de esta colección. En ellas se nos invita a un devenir en que lo mundano y lo surreal van conjuntándose, desde la vanguardia fantástica, desde el realismo en La Maleta de Raúl Ruiz, pasando por la metamorfósis animática y explosión del color a partir del monocromo de Reunión de Tomás Welss y El jardín del mudo de Francisco Huichaqueo, hasta la deriva del navegante contamporáneo en Movimiento I.
Ruiz y Jara comparten la figura del viaje y la búsqueda/pérdida del horizonte, Welss y Huichaqueo la pulsión sexual como irrupción y celebración en el primero, como abuso y violencia en el segundo.
Les invitamos a acompañar y compartir este viaje junto a estos cuatro exploradores.